Seguro que en numerosas ocasiones has tomado medicamentos sin consultar con un profesional de la medicina. Ante un dolor de cabeza, espalda, cuando tienes fiebre, o dolor de estómago, acudes a tu botiquín particular, antes que a tu médico de cabecera.

La automedicación y sus peligros

Debes saber que de forma ocasional esta práctica puede no ser peligrosa, sin embargo, convertirlo en algo habitual puede desencadenar en problemas serios para tu salud.

¿Qué es la automedicación?

En el momento en el que tomas medicamentos por iniciativa propia sin ninguna intervención médica, estamos hablando de automedicación. A menudo hacemos uso de aquellos medicamentos que no requieren de receta médica ni prescripción por parte de un facultativo, pero debes saber que, aunque un medicamento sea de venta libre, no quiere decir que no pueda ser perjudicial para nuestro cuerpo. Ante cualquier duda lo mejor es acudir a un centro médico y que un profesional de la medicina nos diga cómo actuar.

La práctica de automedicarse con medicamentos que no necesitan receta, pero si la prescripción médica de un facultativo, está aún más desaconsejada, por ejemplo, el consumo de antibióticos sin prescripción médica ante la sospecha de una infección. Los antibióticos se deben tomar siempre bajo la supervisión médica.

Efectos de la automedicación

Los principales riesgos de la automedicación son los efectos secundarios que pueden producir en nuestro organismo tras su consumo.

Algunos de los peligros de la automedicación pueden ser:

  • Resistencia a determinados medicamentos. El exceso de medicamentos en un momento determinado puede provocar que cuando realmente lo necesites ya no haga el efecto deseado. Esto ocurre por ejemplo con los antibióticos, cuando además la mayoría de las infecciones son producidas por cuadros víricos, por lo que el consumo de estos medicamentos no produce ningún tipo de beneficio o mejoría, creando también resistencia a los mismos.
  • Toxicidad. Efectos secundarios, intoxicación y reacciones.
  • Falta de efectividad. Debido a que se hace uso de ellos en situaciones no necesarias.
  • Dependencia o adicción a los medicamentos.
  • Enmascaramiento de procesos clínicos graves, que a su vez conlleva a retraso en el diagnóstico y tratamiento adecuado a la patología en cuestión.
  • Interacciones con otros medicamentos, lo que puede hacer que disminuya o aumente el efecto del mismo.

¿Cómo podemos evitar los riesgos asociados?

  • Haciendo un uso responsable de los mismos. No tomar bajo ningún concepto un medicamento que necesite receta y no haya sido prescrito por un médico. El tiempo de consumo de los medicamentos que no requieran receta debe ser razonable, si los síntomas continúan o persisten, es recomendable acudir a un centro médico. Es importante informar al doctor o doctora de todos los medicamentos que se están tomando o que se han tomado. Además, es muy importante, evitar el uso de alcohol cuando se está tomando un tratamiento.
  • Evitar aquellos medicamentos no recomendados en algunos grupos de población, como pueda ser en caso de embarazo, lactancia, enfermedades crónicas
  • Los medicamentos, ¡solo en la farmacia! Solo se pueden vender a través de internet aquellos medicamentos de uso humano no sujetos a prescripción médica y siempre a través de sitios web legalmente autorizados. La venta tiene que ser realizada con la intervención de un farmacéutico o farmacéutica.
  • Conservación de los medicamentos.  Es muy importante leer y conservar el prospecto de todos los medicamentos y saber qué es lo que tomamos. Conservar los medicamentos en su embalaje original es importantísimo, ya que así podemos ver la fecha de caducidad, el lote… además de que el embalaje protege el medicamento y garantiza su óptima conservación.
La automedicación puede conllevar a riesgos innecesarios para la salud

Antes de usar cualquier tipo de medicamento que no haya sido prescrito previamente por un médico debemos infórmanos de cómo tomarlo. Es muy recomendable no aconsejar el uso de medicamentos a otras personas ya que puede provocarle efectos adversos, no todos los organismos reaccionan igual a los medicamentos. Una vez finalizado el tratamiento es muy importante que los restos del mismo se lleven a la farmacia o a un punto SIGRE.

En Centro médico Picasso contamos con distintas especialidades, nuestros facultativos de medicina general te derivaran al especialista correspondiente dependiendo de tu patología.  Ahora que ya conoces las desventajas de la automedicación, no corras riesgos innecesarios y programa tu visita a través de nuestro sistema de cita online, con aseguradora o como médico privado.

Los peligros de la automedicación
¿Quieres compartir este Post?
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *